Ingrid Kapper

“Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo cambiar y la sabiduría para conocer la diferencia.”

El 15 de abril de 2020 descubrí en una consulta de rutina que estaba con un tumor en el cuello del útero, hice la biopsia y el 22 de abril se confirmó un cáncer muy muy raro y agresivo.

Cuando recibí la noticia por el médico, la única pregunta que hice fue si podría morir y la respuesta fue sí, obviamente después de eso no escuché más nada.

El médico solicita exámenes para ver si tenía ramificado. Por primera vez después de mucho tiempo busqué por internet para ver qué cáncer era ese, y me pareció que ese tipo de cáncer el tratamiento solamente prolonga la vida de la gente, o sea, no hay tratamiento, pues se ramifica muy rápidamente por el cuerpo.

Fueron 24 horas pensando que seguramente tendría muy pocas chances de vivir. En la verdad no puedo describirles lo que sentí, fue una mezcla de un montón de sensaciones, pero puedo contarles lo que pensé.

Que siempre fue muy feliz, siempre he hecho todo lo que quisiera. No tengo arrepentimientos, me casé con el hombre de mi vida, tuve el hijo que siempre soñé, me cambié para Chile porque quise. Pero lo único que quería era ver a mi hijo de dos años, el único que quiero, ese es mi único deseo en toda mi vida.

A las 17h del día 23 de abril recibí un llamado de mi médico que el cáncer no se había extendido, estaba localizado. Obviamente el pronóstico mejoró muchísimo y las posibilidades de cura aumentaron.

El 27 de abril voy a cirugía para sacar todo mi sistema reproductivo. El 29 de abril salgo del hospital con la certeza que vencí la primera batalla, obviamente por se tratar de un cáncer muy muy agresivo hay chances todavía de expandirse, entonces hice un proceso de quimioterapia y radioterapia.

Ahora quiero contarles los aprendizajes que he tenido en ese proceso…

1 – Acoger las emociones del otro en vez de compararlas;

2 – Hay siempre cosas que uno tiene que ser agradecido;

3 – Tenga una alimentación adecuada y haga ejercicios físicos, eso te va ayudar en cualesquiera crises que pase;

4 – No busque más información de que ya tienes;

5 – Haga tu mejor para ser feliz todos los días!

La vida es un soplo!

Maquilladora: Cândida Medeiros